TITLE

DESCRIPTION

Noche de estrellas 2014

Hoy por fin ha llegado nuestra deseada “noche de estrellas”.

 


Aunque había que llegar a las 9, muchos de nosotros estábamos desde menos cuarto en la puerta esperando a que nos abriera Paris y pudiéramos disfrutar de nuestra gran noche.

 

Mientras íbamos llegando, teníamos juego libre en el gimnasio, y cuando no faltaba nadie, hicimos un gran círculo para explicar lo que íbamos a hacer durante todo el tiempo. Las monitoras nos dividieron en mayores y pequeños, y mientras que los primeros salían afuera a la aventura, los peques nos quedamos en el gimnasio divirtiéndonos con una gran variedad de juegos, como “atrapa el silbato” y “el baile de las cuquis”.

 

Un rato más tarde, y cuando ya nos habíamos calmado, nos mandaron ponernos las zapatillas y coger la linterna y fuimos a ver el colegio de noche. Cuando llegamos a las pistas, una monitora nos contó un cuento en el que participábamos todos con nuestras linternas y después jugamos al “pilla-pilla con linterna”. Como siempre, y que no faltara, Alejandro se presentó con una caja enorme de flashes, ¡y nos pusimos morados!

 

A esas horas, los más pequeños teníamos tanto sueño, que nos fuimos a descansar, durmiendo bajo la tutela de la monitora Rosa y de Flor…
Pero los de 5 y 6 años seguíamos teniendo ganas de marcha, así que volvimos a coger nuestras linternas y nos fuimos otra vez a las pistas a jugar al “comecocos” y al “pañuelo” nocturnos. Para finalizar la noche hicimos mil y una variaciones de la canción “epo eta-eta” y nos fuimos para el gimnasio.

 

Una vez allí, nos cogimos una colchoneta para cada uno, extendimos nuestros sacos de dormir, nos pusimos el pijama y nos relajamos con los ojitos cerrados hasta que nos entrara sueño.

 

A la mañana siguiente, algunos nos levantamos pronto, otros hubo que despertarlos porque querían seguir durmiendo… Lo importante era que para desayunar teníamos churros con chocolate, y ninguno nos lo queríamos perder. Así que nos vestimos, guardamos nuestros sacos, colocamos las colchonetas y esperamos impacientemente nuestro turno para desayunar con ganas de comernos entre 20000 y 30000 churros.

 

Por eso, y por todo lo bien que nos hemos portado, y por lo cansados que llegaremos a nuestras casas a las cinco de la tarde, ha sido una velada espectacular.

 

Al año que viene nadie se perderá una noche de estrellas como esta.

 

Pilar (monitora del Camilo José Cela)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros:

FACEI SL

info@faceisl.com     
917393422

Síguenos en las redes sociales!